La madrugada del 22 de junio #ocupainss

21 0

El viernes en la noche, una amiga me llevó al sitio donde estaba funcionando OcupaINSS, un movimiento de jóvenes espontáneo en apoyo a la lucha que mantienen los ancianos por sus pensiones. Desde el día martes 18 de junio se había organizado colecta de alimentos, medicamentos, atención médica, apoyo moral y presencia de chavalos en el campamento. Debo decir sinceramente que no tenía motivaciones políticas, sino de respaldo a la demanda de los ancianos.

Este viernes se organizó un concierto donde participaron La Cuneta, Momotombo, Perro Zompopo y otros artistas nacionales. Un poco después de finalizado el concierto, la Policía que estaba cerrando el paso a la calle Colón se retiró y la fila triple de Policías de la Academia se redujo a una fila única. Hicimos una barricada para que los vehículos que querían pasar por la calle entendieran que estaba cerrada. Permanecimos tranquilos unas horas más en la madrugada, incluso me dio tiempo para tomar esta foto: bailando la Macarena.

Por alguna razón, una amiga y yo conseguimos un ride a las dos y media de la mañana a su casa en Los Robles para poder descansar. Probablemente fue uno de los últimos carros en salir antes de lo que pasó después.
Recibí una llamada de una amiga a las 4:25. Estaba llorando, adentro de una casa cerca del plantón y descontrolada. Me decía que cientos de juventud Sandinista habían llegado y golpeado a todo mundo. Inmediatamente nos movimos y conseguimos como irnos cerca de donde estaba el campamento. En el camino llamé a todos quienes podrían hacer algo para sacar a los muchachos que estaban atrapados en casas y desaparecidos.
Poco a poco iban apareciendo más. Nos contaban su historia: a las 4:10 AM aparecieron camiones de la Alcaldía de Managua llenos de chavalos encapuchados, armados que se dedicaron a golpear tanto a los chavalos como a los ancianitos que estuvimos apoyando. Tortura psicológica, violencia exagerada, amenazas de violación, amenazas de muerte, patadas, golpes con tubos, robos, martillazos, despojo completo de la dignidad humana, todo a vista y paciencia de la Policía Nacional. Un esbirrismo completo, tratar a alguien peor que como a un animal. A los heridos y golpeados que capturaron los iban a dejar a otros lugares lejos. Destruyeron también los vehículos que estaban estacionados cerca, y se los llevaron a otra parte. La Alcaldía inmediatamente después estaba limpiando la calle para que no quedara rastro.
De repente apareció una señora diciendo que buscaba a su nieto que estaba de Plaza Inter 1c abajo, justamente donde estábamos nosotros. Pudimos llamar a un teléfono y respondió un susurro. Si estaba aún en la champa donde dormían los viejitos que estaban descompensados, los ancianos lo escondieron debajo de colchones y lo habían protegido. A él lo sacó el Cenidh de ese lugar.
Creo que este tipo de actos no tienen más nombre que terrorismo de Estado a nivel formal. Pero a nivel humano y personal ha sido innombrable para mi. Es una mezcla de enojo con frustración y perdida de esperanza en la gente misma. El cinismo, el abuso de poder y el ocultar estas situaciones sólo llevan a niveles más altos de confrontación entre nicaragüenses. Hoy la verdad no sé en qué país estoy viviendo.

Leave a Reply